La verdad de The Biggest Loser

En el 2005 se estrenó el programa norteamericano “The Biggest Loser“. Desde esa fecha han pasado cientos de kilos y miles de espectadores que alucinan con las historias de baja de peso a punta de dieta y mucho mucho ejercicio.

Dado el éxito que ha despertado este reality en la población, no han sido pocos los que han apostado por estos experimentos como la única forma de dejar en el pasado la obesidad. El tema es que en la realidad es muy difícil lograr una rutina tan estricta que permita reducir el Índice de Masa Corporal (IMC) en forma constante y sin efecto rebote.
Por eso me llamó la atención un estudio publicado en la revista Obesity de la edición de mayo, donde se analiza este programa como estrategia de reducción de peso. En él especialistas del National Institute of Health revisan la reducción en el IMC calculando la ingesta de calorías diarias la pérdida de kilogramos, el nivel de actividad física y la reducción de grasa corporal.

Ah que no adivinan qué descubrieron. La sospecha que este tipo de intervenciones no sirven se hizo realidad al leer las conclusiones: es realmente complejo volver a la vida real y no ganar peso. Los resultados indicaron que la pérdida de peso dentro del programa era 0,4 kilos por día, mientras que al volver a casa  disminuyó a 0,1 kilos.

En cuanto al consumo de calorías, se identificó que dentro del concurso se redujo en un 65% al interior del reality (ingesta media de mil 300 calorías), considerando una media de tres horas de ejercicio por día. Fuera del programa, los participantes aumentaron las calorías a mil 900 y redujeron al actividad física a una hora por día.

Aislando los datos, los científicos identificaron que la reducción sólo asociada a una dieta equilibrada permitía perder unos 34 kilos y 65% de grasa corporal; y cuando se vincula exclusivamente al ejercicio se logra perder unos 27 kilos con 102% de grasa.

Sumando y restando, los especialistas recomiendan reducir el 20% de las calorías de nuestra dieta habitual, y realizar 20 minutos diarios de ejercicio vigoroso (aquel que no te permite hablar por lo agitado que estás) para tener una baja de peso sostenible sin efecto rebote.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s