A propósito de la listeria

Revuelo ha causado en la opinión pública, el incremento de casos de listeria en nuestro país. El 2012 se presentaron 89 episodios, mientras que en lo que va del 2013 ya se conocen 34, ocasionando la muerte de cinco personas (tres embarazadas y dos adultos mayores). 
Muchas veces hemos profundizado respecto a la importancia de cuidar la higiene cuando se trata de manipular alimentos, y ahora que el tema se ha transformado en noticia, más pertinente resulta.
¿Infección o intoxicación?
Cuando nos duele el estómago, tenemos asco, naúseas, diarrea, calambres y/o fiebre hablamos de un cuadro estomacal. Cuando nos preguntan qué nos hizo mal, es común no saberlo y si escuchamos las palabras: infección o intoxicación nos alarmamos demasiado.
Es común confundir términos, pero lo que hay que saber es que las bacterias son patógenos habituales en los alimentos y ellas pueden generar infección o intoxicación. La primera se registra por la ingesta de alimentos contaminados con bacterias vivas que provocan la enfermedad; en cambio la intoxicación se produce cuando se consumen alimentos con bacterias que ya han generado toxinas.
Listeria
En el caso de la listeriosis estamos en presencia de una infección causada por la bacteria (listeria monocytogenes) que tiene baja morbilidad pero alta mortalidad, es decir, pocos se enferman, pero los que lo hacen tienen alta probabilidad de morir.
Los alimentos contaminados suelen ser poco tratados y con mucha vida útil de refrigeración como la leche, queso, carne cruda, verduras crudas, embutidos y productos en conserva. Una vez consumidos los alimentos es difícil relacionarlos con la enfermedad porque el tiempo de incubación suelen ser 5 semanas.
Los niños, adultos mayores, embarazadas y personas con enfermedades crónicas son quienes están más expuestos, por lo que las medidas básicas para prevenir son:
  • Evitar el almacenamiento prolongado de vegetales en el refrigerador. Intenta comprar lo justo y no tener los alimentos más de una semana reservados
  • Limpiar y desinfectar las superficies de uso y los utensilios de cocina que tengan contacto con productos crudos
  • Asegurar la correcta cocción de los alimentos
  • Si se está en alto riesgo, lo mejor es evitar consumir platos crudos, y sólo comer lo cocido

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s