Recetario de Lavín: ¿Se puede comer sano con dos mil pesos?

Objeto de burlas en las redes sociales fue el lanzamiento del texto “Recetas para ahorrar y saborear a la chilena“, que el Ministerio de Desarrollo Social (MDS) a través de su programa Fosis, elaboró para entregar a las familias más vulnerables del país. El desafío era diseñar recetas fáciles, criollas, económicas y saludables, pero ¿lo habrán logrado?
El llamado “recetario de Lavín“, puesto que fue el ministro Joaquín Lavín quien dio a conocer la noticia a los medios, consta de 20 recetas entre platos de fondo y postres. De acuerdo a lo explicado en la conferencia de prensa, el MDS identificó en dos mil pesos el gasto promedio por comida principal que tiene una familia de cuatro integrantes por día. De allí que se pensaran menús por ese valor.
Pros y contras
Partamos por lo bueno. Me parece buena idea fomentar la preparación de verduras, legumbres y algas como el cochayuyo. En general, estos alimentos no son muy consumidos en nuestro país, porque se privilegia la comida rápida. Platos como el charquicán, el salpicón, la ensalada de cochayuyo y la crema de porotos, me parecen excelentes opciones.
Creo que merece ser destacado que las croquetas de coliflor sean cocinadas al horno y no fritas en aceite. Lo digo, porque cuando leí el título fue lo primero en lo que pensé.
Lo malo. Creo que la mayoría de las recetas incluyen pan, margarina, aceite, queso rallado, papas, arroz, o azúcar, en el caso de los postres. Muchas de esas grasas o hidratos de carbono podrían reemplazarse por opciones más saludables. Por ejemplo, ¿es necesario que los porotos lleven harina para ser espesados? o ¿ que las manzanas rellenas lleven pasas?
El tema de los costos es capítulo aparte. De hecho los tuits y post se refirieron a las llamadas “opciones para pobres”, indicando que el Gobierno en vez de dar buenas alternativas, redactó recetas que no son todo lo económicas que dicen ser. 
A mí más que eso, me molestó que se pinte saludable algo que no lo es del todo. Insisto, bien por propiciar el consumo de verduras, pero ¿sumarles grasa es necesario para hacerlas apetitosas?. A mi parecer no. Y por lo demás, muchas de estas preparaciones requieren tiempo, tiempo que muchos no tienen para dedicar a cocinar.
Conclusión, creo que es un buen intento inicial. Creo que hubiera sido mejor incluir opciones como guisos, tortillas de verduras y legumbres guisadas. Ahora, eso de los dos mil pesos no me parece realista. La alimentación saludable vale más que eso por porción. ¿No lo creen?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s