Almuerzo universitario: realidad o mito

Recuerdo que cuando estaba en la universidad casi nunca almorzaba, a menos que tuviera una ventana que me permitiera comer en mi casa.

Un yogur con fruta, un queque (biscocho) o una empanada bastaban para saciar el hambre. Además, no había tiempo, por lo que cualquier snack servía para comer entre horas de clases. Sabemos que ese esquema es pésimo para nuestro organismo, pero ¿podemos hacer algo realmente?. 

Un estudio realizado por la Universidad de la Santísima Concepción, y que fue publicado por la revista Medwave– averiguó el valor que le dan los estudiantes de este plantel al almuerzo. Los investigadores averiguaron qué almuerzan estos estudiantes y qué creen ellos que deberían almorzar.
Aunque la muestra es pequeña (menos de 20 personas de entre 18 y 28 años, todos universitarios), resulta significativo contar con estos datos considerando que no existe información al respecto en nuestro país. De hecho, sería excelente que otras escuelas de Nutrición y Dietética se animen a desarrollar investigación y no sólo a estudiar casos recopilados en el extranjero.
Resultados

  • La mayoría de los encuestados reconoció que el almuerzo es la comida más importante del día porque aporta las calorías necesarias para funcionar. Además, calificaron como “ideal” que éste tuviera un horario establecido, de manera de generar hábitos saludables
  • Éstos reconocen no tener horarios establecidos para almorzar debido a que las clases no les permiten darse un tiempo para almorzar. De hecho, solicitan que la universidad incluya una franja para almorzar alrededor de la 1 y las 3 de la tarde, en el horario diario
  • Reconocen que la composición del almuerzo debe ser variada, es decir, debe contener proteína, una baja porción de hidratos de carbono y una ensalada alta en fibra. Sin embargo admiten que cuando pueden almorzar, suelen comer mucha proteína e hidratos de carbono en el plato principal más una bebida y pan
  • El snack es lo que reemplaza sus almuerzos como tales. La mayoría de los voluntarios dijo comer productos industrializados altos en grasa, sal y azúcar (golosinas, galletas, empanadas, helados, sandwiches, queques, sopaipillas, etc) entre clases

¿Qué hacer?
Creo que lo mejor es “hacerse el tiempo”. Las cosas importantes requieren su espacio. Si hoy fuera universitaria, me llevaría comida para calentar en un tapper y buscaría el momento para comer. Tal vez, una ensalada sería más fácil de comer entre clase, o un tuti fruti con yogur.
Sabemos que los estudiantes no tienen dinero para ir a comer, por eso traer comida de la casa es la mejor opción. Justificarse en que “no tiempo tiempo” es inaceptable. Las excusas para cuidar la salud siempre sobran, pero las consecuencias de excusarse pueden ser desastrosas porque los hábitos que se forman en esta etapa nos acompañan en toda nuestra adultez.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s