Publicidad en la vía pública nos haría más gordos

En diversos estudios se ha analizado el efecto de la publicidad de alimentos altos en grasa, sal y azúcar en el peso corporal de la población. Sin embargo, poco se sabe acerca del marketing de estos productos en la vía pública. ¿Ver un helado de chocolate crocante en la ventana de un microbús, en un pendón en un evento o en un cartel en la carretera, produce en nosotros la misma reacción que un comercial de televisión con esa imagen?

Eso se preguntó una investigación publicada por la revista BMC Public Health, donde especialistas de salud pública de la UCLA que analizaron dos zonas densamente pobladas de Estados Unidos: Los Ángeles y Nueva Orleans, cada una con más de dos mil habitantes por milla cuadrada. Éstas a su vez fueron divididas en 200 sectores censales de los cuales se tomó la muestra al azar.

Dichas locaciones sirvieron para acotar los resultados de un estudio de publicidad en alimentos y bebidas en las calles, avenidas y carreteras que se había hecho con antelación a nivel local. Estos datos fueron complementados con una encuesta telefónica que se realizó a dos mil 600 personas -de entre 18 y 98 años- que residen en los sectores censales respecto a su condición de salud e Índice de Masa Corporal (IMC).

Así se pudo concluir que los espacios públicos con mayor publicidad de alimentos industriales cuentan con una población más obesa que aquellos lugares donde la propaganda es menor. Técnicamente se descubrió que por cada 10% más de publicidad callejera, existe un 1,05 más de posibilidad de desarrollar algún grado de sobrepeso.

La gracia de este estudio que es uno de los primeros que revisa la publicidad alimentaria en espacios públicos. Se sabe que exponerse a comerciales radiales o televisivos de fast food nos genera adicción por ese tipo de comida, pero no se sabía que mirar unos segundos un anuncio en la calle podría ocasionar los mismos efectos. Me hace sentido. ¿Les ha pasado que a veces van conduciendo y un cartel los desconcentra? y ojo que no siempre ser trata de un modelito (a). A veces un pollo asado o una bebida burbujeante en una tarde de calor nos hacen agua la boca, y llegamos desesperados a casa a hacer ese espejismo una realidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s