Sal y azúcar, la mezcla letal

Es habitual ver a los padres en un restorant pedir para sus hijos un menú de niños. Por lo general, se trata de papas fritas con pollo o algo así, acompañado por supuesto de una bebida azucarada. Lo más curioso de aquello es que cuando se sientan a la mesa no puede faltar el salero y vamos agregando calorías al plato.

Un estudio de la Universidad de Deakin en Victoria de Australia demostró el alto consumo de sodio de los menores entre 2 y 16 años, y lo que es más preocupante la relación que existe entre esta ingesta y la de bebidas azucaradas.
Los científicos encuestaron a cuatro mil doscientos menores australianos, a quienes se les consultó qué era lo primero que hacían cuando se les ponía un platillo enfrente. En el caso de los más chicos, los padres respondieron la encuesta, y a la vez estos respondieron cómo elaboraban los almuerzos y cenas habituales.
El estudio indicó que un 69% de los menores consumía más sal de lo recomendado y a su vez, ello incidía en   en los porcentajes de sobrepeso y obesidad de éstos. Además 66,6% de los padres reconocieron usar sal al momento de cocinar los alimentos, lo que por supuesto no es recomendado si se quiere mantener la ingesta dentro de los rangos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).
Independiente de aquello, un 50% de los niños admitieron utilizar sal en la mesa, lo que es un doble error puesto que los alimentos contienen sal por si mismos, además los padres les agregan sal al cocinarlos, y al condimentarlos una vez preparados, estamos incrementando los factores de riesgos relacionados con la hipertensión, dislipidemia y diabetes.
Sal y azúcar
Una de las cosas que más me llamó la atención fue la relación que existe entre el consumo de sal y el de las bebidas azucaradas. Si pensamos, cada vez que comimos productos altos en sodio (papas fritas, frutos secos salados, quesos, cecinas, embutidos y algunas galletas), sentimos al rato que una sed que nos devora.
El estudio demostró que los niños que consumían al menos una bebida con azúcar (gaseosas o jugos azucarados) ingerían en promedio 6,5 gramos de sal. Recordemos que la recomendación de la OMS es no consumir más de 5 gramos de sal diarios. Pese a ello, la mayoría de la población mundial supera dicho margen. Es más, la investigación reveló que aquellos menores que no consumían refrescos azucarados igual comían 5,8 gramos de sal por día.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s