En primera persona

Son muchos los factores que influyen en nuestro peso
Como ya les he comentado, me tiene complicada el tema de mi peso. He subido 10 kilos en poco más de un año y como dicen por ahí “hay que predicar con el ejemplo”, estoy encaminada a perderlos a pesar de las dificultades de mi condición de diabética insulino dependiente, celiaca, paciente con hipotiroidismo y resistencia a la insulina.
Hace unos post atrás les conté lo complicado que es bajar de peso cuando uno usa insulina. Soy de las personas que come sano, con un colesterol, triglicéridos y presión arterial que lo corroboran. Hago ejercicio cuatro veces por semana durante una hora. No obstante todo ello no sirve de nada cuando me veo obligada a comer cierta cantidad de hidratos de carbono (HC) para evitar hipoglicemias.
Llegué a esta conclusión después de consultar mi caso con mi equipo médico: una nutrióloga, una sicóloga, una endocrinóloga, un nutricionista y una ingeniero en alimentos. Claramente luego de 9 años debo cambiar mi esquema. Mi edad (34 años) y la lógica de comer 200 hidratos de carbono y más, me pasó la cuenta, sumando peso corporal, y lo que es peor, grasa a mi cuerpo.
Hace una semana estoy aplicando un nuevo enfoque a mi alimentación y tratamiento de DM1:

  • Siempre los médicos me han indicado una insulina basal y otra de corrección, lo que no me permite comer menos de 200 HC. Di vuelta la tortilla, no quiero consumir más de 140 HC por día, entonces rebajé mi insulina basal y la de corrección. Por supuesto que los primeros días sufrí los efectos del cambio con varias hipoglicemias, pero creo que he logrado cierto equilibrio. Puede parecer discreto, pero rebajé de 36 unidades de Lantus a 30 unidades; y la Lispro la dejé en 6 unidades por día, porque usaba 14 en promedio. Veamos si eso influye en mi peso, hasta ahora no he bajado un gramo.
  • El otro tema tiene que ver con la calidad de los HC. Mi amiga María Angélica -ingeniero en alimentos- me recomendó eliminar los pocos HC procesados que consumía (galletas de arroz, snack de arroz, fideos de arroz, arroz integral) y los HC en bebidas (agua mineral saborizada) Estos días he reducido mi alimentación a frutas, verduras, legumbres, pescado y carne magra. Y de las bebidas, nada, sólo agua de llave filtrada. Esto me ha sido difícil, pero lejos lo más complicado ha sido dejar mi leche descremada. Hoy sólo tomo yogur light con stevia.
  • Un tercer enfoque lo voy a recibir este viernes 16. Voy a visitar a la representante de la dieta del genotipo en Chile que opera bajo la marca “Nutrición Inteligente“. Por lo que entiendo, analizarán mi composición sanguínea para determinar qué alimentos me hacen mal. La otra semana les contaré esa experiencia
Les cuento todo esto para que sean conscientes lo difícil que es para todos perder peso. Cuidar la alimentación y hacer ejercicio regularmente no siempre nos garantizan lograr y mantener el peso ideal. Ahora si tenemos una enfermedad metabólica, la cosa se vuelve harto más complicada.
Los científicos recomiendan siempre estar revisando lo que comemos. Todos cometemos errores sin darnos cuenta, y como no, si vivimos en una sociedad tan hipercalórica como la nuestra que nos bombardea con comida poco saludable. Los invito a mirar nuestras despensas y refrigeradores. Comer sano requiere estar re-evaluando lo que cocinamos y comemos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s