Huelga de "tenedores caídos"

Hace unos días en Twitter me llamó la atención una conversación que tenían algunos investigadores y académicos norteamericanos relacionados con la nutrición respecto a los almuerzos escolares.

No le di mayor importancia porque pensé que se trataba de lo mismo de siempre: de cómo la industria alimentaria intentaba boicotear la entrada en vigencia de la Ley que obliga a incorporar más frutas y verduras en los menú y rebaja el porcentaje de grasas y sal.

Ahora revisando New York Times entiendo qué realmente ocurría. Se trataba de una huelga que estaban realizando los estudiantes secundarios de New Jersey y Pittsburgh orientada a rechazar las comidas que les entrega el Programa Nacional de Almuerzos Escolares. Ellos se quejan que los nuevos menús son caros, pobres e insípidos. Para hacerse escuchar han utilizando las redes sociales (Facebook y Twitter), de allí lo populares que se han vuelto.

Es importante recordar que a partir de la aprobación de la Healthy, Hunger Free-Kids Act del 2010, se reestructuró la composición nutricional de los almuerzos de las escuelas públicas de manera de disminuir los contenidos de sal, azúcar y grasa. Sin embargo, la incorporación de más granos integrales, vegetales y frutas parece no estar dando los resultados esperados.

A primera mirada, uno podría pensar que se trata de un rechazo a la alimentación saludable, pero no creo que sea eso. Siempre he pensado que la comida es rica o mala en gran parte por su preparación. No existen ingredientes de por sí atractivos. No creo que las papas sean lo más exquisito de la tierra, pero si se fríen y se les agrega harta sal, los niños se las devorarán. No pasa lo mismo si les ofrecemos un plato con papas cocidas.

Por una amiga chilena que está viviendo en Washington y tiene dos hijos en edad escolar, he sabido que la incorporación de ingredientes “sanos” ha sido rechazada porque se ofrecen vegetales congelados, mal preparados y en porciones ínfimas. Creo que un plato de carbonada es bastante más apetecible que un trozo de pollo cocido con algunas arvejas cocidas y dos zanahorias. De hecho, entiendo perfectamente que los escolares llamen por las redes sociales a botar esos almuerzos y a traer comida preparada desde la casa.

Video que parodia la situación. “We are hungry”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s