Los más gordos entre los gordos

Entre el 4 y el 6 de octubre de 2012, se desarrolló el 4° Encuentro Nacional de Equipos Multidisciplinarios de Cirugía Bariátrica. A muchos les parecerá un tema demasiado técnico en el que sólo pueden estar interesados los médicos especialistas, pero la verdad es que no trabajo en el área de la salud pero estuve absolutamente concentrada la primera jornada a la que asistí.
Por lo general pensamos en los obesos mórbidos cuando vemos de vez en cuando, esas noticias donde muestran a personas que no pueden salir de sus casas o hacer cosas domésticas por su exceso de peso. Recuerdo un documental de un mexicano que llegó a pesar 580 kilos y que luego de un intenso tratamiento llegó a 240 kilos.
No lo sabía pero en Chile existen alrededor de 200 mil personas con obesidad mórbida, es decir, aquellos que poseen un IMC mayor a 40. Todos los pacientes con obesidad presentan enfermedades asociadas a su condición, pero “los más gordos entre los gordos” si no pierden peso, se mueren, así de claro. Muchos pueden tener las ganas de someterse a dieta o practicar ejercicio, pero cuando nada resulta y un último esfuerzo se vuelve insignificante, la cirugía se transforma en la última alternativa.
Cirugía bariátrica
Al encuentro que fue organizado por la Sociedad de Cirujanos de Chile, asistieron endocrinos, cirujanos digestivos, nutriólogos, nutricionistas, sicólogos y kinesiólogos, todos los profesionales que conforman los equipos multidisciplinarios de cirugía bariátrica.
“Operar a un pacientes con este nivel de obesidad no es fácil”, nos confesó el cirujano del Hospital Eduardo Pereira de Valparaíso y fundador del centro de Solución Integral a la Obesidad y Síndrome Metabólico (SIOS), Gonzalo Caris. 
De acuerdo a este especialista, en la práctica se ha dado la necesidad de estandarizar los procedimientos que distintos grupos de trabajo realizan a la hora de realizar bypass gástricos o gastrostomías verticales laparoscópicas (mangas). “No basta con hacer la clásica evaluación. En estos casos es necesario revisar todas las aristas de estos pacientes que ponen toda su energía en un procedimiento que puede cambiarles la vida”, comentó.
El Ministerio de Salud dispuso un plan piloto orientado a operar a obesos mórbidos en el sistema público. Así seis hospitales del país fueron elegidos, entre ellos el Hospital Eduardo Pereira, donde cada año postulan unos 300 pacientes pero sólo 30 tienen la oportunidad de llegar a operarse. Los que lo logran se sometan a un largo proceso de preparación que contempla una baja adicional de peso y la evaluación de las patologías asociadas.
“Por medio de bypass y mangas se logra una baja de peso promedio de 65 kilos al año de haber sido operados”, explicó el fundador del Centro Integral de Nutrición y Obesidad (CINTO) de la Clínica Tabancura, Cristián Ovalle, quien hizo una revisión de las técnicas quirúrgicas de la historia de la cirugía bariátrica en Chile. Relató que la banda gástrica ya no se utiliza porque el efecto rebote que provoca lo hace una técnica no recomendable. “La tendencia hoy es retirar las bandas y poner mangas”, precisó.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s