Tips para hipertensos

A pedido de algunos seguidores de este Blog voy a darles algunos tips a los pacientes hipertensos. De acuerdo a la Encuesta Nacional de Salud (ENS) 2010, el 27% de la población nacional es hipertensa, pero lo más peligroso es que gran parte de este segmento no sabe que tiene esta condición y la mayor parte de los que han sido diagnosticados no se cuidan.
Lo primero que hay que saber es que la hipertensión arterial es un Enfermedad No Transmisible (ENT) silenciosa. Esto porque no produce síntomas hasta que es demasiado tarde. Por lo general se detecta cuando empieza a manifestarse a través de dolores de cabeza, naúseas, vómitos, confusión, sangrado nasal o cuando ya ha ocasionado problemas renales o cardiopatía.
La presión arterial es la medición que se hace de la fuerza que ejerce la sangre sobre las paredes arteriales lo que se relaciona con el bombeo que hace el corazón del plasma. Para graficar dicha fuerza se establecen dos números, ejemplo 120/80: el primero se denomina presión arterial sistólica (120) y la segunda es la presión arterial diastólica (80). Se habla de una presión normal cuando los números son iguales o menores a 120/80, de hipertensión cuando están sobre 140/90, y de prehipertensión cuando el margen está entre 120/80 y 140/90.
Los hipertensos muchas veces tienen predisposición genética a la enfermedad, son personas con sobrepeso u obesidad, son sedentarios, su alimentación es rica en grasas y sal, beben alcohol y fuman con regularidad. Además la edad contribuye en su aparición, esto porque los vasos se vuelven más rígidos con la edad.
El problema de mantener una hipertensión son los efectos que ocasiona en la salud general del paciente. No es exagerado decir que las enfermedades cardiovasculares y cerebrovasculares están a la vuelta de la esquina, como así también la aparición de Diabetes Mellitus Tipo 2 (DM2). El problema es que las personas no toman conciencia de la gravedad de esta condición y no entienden que se trata de algo crónico, es decir, que hay que cuidarlo de por vida.
Tips
Las claves son las mismas del control de la obesidad: dieta y ejercicio
  • Dieta: creo que lo primero es hacerse un chequeo médico general, lo que incluirá una visita al nutricionista. De seguro este profesional indicará eliminar la sal de la dieta. No creo en las sal bajas en sodio, soy partidaria de comer sin sal aunque parezca drástico. En etapas iniciales se puede reducir de a poco, dejando de usarla al momento de cocinar y sólo agregándola al momento de comer. Siguiendo este consejo se logra reducir mucho la presión arterial. Otro consejo es eliminar las grasas (carnes rojas, cerdo, vacuno, helados, quesos, productos de pastelería, chocolates), lo que contribuirá a mejorar la circulación
  • Ejercicio: ejercitarse mejora nuestro cuerpo y mente. La hipertensión se produce también por estrés y practicar alguna actividad física nos permite liberar estrés. Además nuestro cuerpo se desintoxica cuando se mueve y empieza a optimizar su funcionamiento. La presión arterial se normaliza cuando dejamos atrás el sedentarismo
  • Otros: dejar de fumar y restringir al máximo el alcohol ayuda muchísimo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s