Fast food en las Olimpiadas

A propósito de las Olimpiadas que se desarrollan desde el viernes pasado en Londres, hay una polémica que no ha sido considerada por los medios de comunicación: el patrocinio que realiza Coca Cola y Mc Donald del evento, situación que ha sido criticada por grupos pro alimentación saludable.
Esta edición de los Juegos Olímpicos cuenta con once empresas patrocinadoras internacionales, de las cuales dos son Coca Cola y Mc Donald. Más allá del hecho que ambas firmas venden productos altos en grasa y azúcar, que perjudican la salud, resulta especialmente preocupante que ambas tengan un trato preferencial en el evento.
El Comité Olímpico definió que dentro y en los alrededores de las instalaciones olímpicas sólo los productos elaborados por Coca Cola y Mc Donald se venderán con la marca. El resto de los auspiciadores podrá comercializar pero sin marca visible, y si lo hacen se arriesgan a multas de 20 mil libras esterlinas. 
Esta determinación incidirá en el volumen de las ventas in situ, más la que se verá reforzada por publicidad televisiva. Se calcula que el evento será visto por más de cuatro mil millones de espectadores.
Política de auspicio
El citado Comité fijó una política clara respecto a los auspiciadores desde en 1964 en Tokio, los cigarros “Olympia” obtuvieron ganancias por más de un millón de dólares en el marco del evento. Fue así como se prohibió toda asociación con la industria del tabaco por ser incompatible este producto con los ideales olímpicos.
Esta política hoy podría aplicarse a las citadas marcas si consideramos que ésta atentan contra la vida saludable. Sin embargo, tanto Coca Cola -que viene auspiciando a las Olimpiadas desde 1936- y Mc Donald -que hace lo propio desde 1976- argumentan que el ejercicio físico es la clave de una buena salud y en menor medida, la alimentación.
Resulta aún más curiosa esta situación si pensamos que Gran Bretaña posee una fuerte política en contra de la publicidad de fast food, particularmente la dirigida a los menores. De hecho está prohibida la venta de bebidas altas en azúcar y alimentos concentrados en sal, grasas e hidratos de carbono en establecimientos educacionales.
Claro está que las Olimpiadas son un negocio y que para financiar el multimillonario espectáculo se requieren fondos, dineros que mayoritariamente provienen de la industria alimentaria. Ahora creo que siempre se pueden conciliar los intereses y en este caso, nada quita que el auspiciador mayoritario fuera una empresa más saludable.                                   
               

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s