Las tentadoras sopaipillas callejeras o caseras

Cada día que llueve es inevitable pensar en unas sopaipillas bien calientes o frias pasadas con chancaca o panela. Es una tentación que está a la vuelta de la esquina y también en nuestras casas. También hoy se pueden comprar listas para freir en los supermercados, por lo que este snack nos persigue a donde vayamos.

Una sopaipilla es una mezcla de harina de trigo con zapallo que se fríe con manteca o aceite. Puede ser salada o dulce. En Chile la comemos salada con pebre, queso o mostaza. Para endulzarla le agregamos azúcar flor o mermelada de frutas. Otra versión es pasadas donde se cubren con una salsa de jugo de caña de azúcar deshidratado con canela y cáscaras de naranja.
Cada una de estas masas tiene aproximadamente (dependerá del tamaño y grosor) unas 130 calorías (una unidad de 50 gramos) y pasadas unas 190 calorías. Una versión normal (sin chancaca) tiene 10,1 gramos de grasa y 8 hidratos de carbono, por lo que se puede decir que es alta en lípidos y azúcares.Ahora, la versión callejera puede sumar hartas más calorías a nuestra dieta.
Aunque nacieron como un snack o colación de invierno, se han transformado en un alimento que se consume a toda hora y sin medir porciones. Eso las hace peligrosas porque sin darnos cuenta consumimos una gran cantidad de calorías que no contabilizamos como comida. Eso nos lleva a ganar peso fácilmente, considerando además que la alimentación de invierno suele ser más calórica.

En la calle

Hace algunos días salió en la web del Hospital Clínico de la Universidad de Chile una nota sobre los alimentos callejeros. Entre ellos mencionaban a las sopaipillas y los cuidados que hay que tener para no contraer una infección intestinal.
Pocas veces ponemos atención a la manipulación de los alimentos que son vendidos al aire libre. Las sopaipillas que se venden en la calle son fritas con aceite reutilizado, no sabemos cómo fueron elaboradas, claramente y que decir del manejo de dinero y alimento al mismo tiempo.  Por ello, en la nota se recomienda no comer las cosas que se ofrecen en el comercio no establecido.
El lavado de manos y de utensilios de cocina es esencial, así como tener agua potable para asegurarse de ello. Eso no se da en la calle, de allí que las bacterias proliferen sin control y puedan producirnos gastroenteritis e incluso tifus.

En la casa

También hay que tener la precaución de mantener la higiene. En la casa hay más control, por lo que hay que ser más prolijos con el lavado de manos y de utensilios de cocina. Lo mismo en canto a la fritura.

Si queremos comer sopaipillas sin culpas:

  • Debemos hacerlas en pocas cantidades y no tan seguido
  • Prepararlas con masa delgada y freirlas con poco aceite, sólo lo suficiente para cocerlas y apenas dorarlas
  • Evitar la chancaca y los agregados
  • Comerlas como snack con horario, por ejemplo a la hora de once servirse con moderación

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s