Sobre-exposición a pantallas

Cuando éramos pequeños, nuestros padres nos entretenían con juguetes y móviles de colores que colgaban en nuestras cunas. Mis primeros recuerdos de un programa de televisión los tengo como a los cinco años cuando nos dejaban ver “monitos” con mi hermano -dos años menor que yo- un rato después de almuerzo, pero no más de una hora contada con reloj.
Los tiempos han cambiando! Hoy los niños crecen con las pantallas, la tecnología forma parte de su vida incluso antes de nacer como lo muestra un comercial que hace referencia a las ecografías y el Facebook que le crean las mamás embarazadas a sus futuros hijos.
La mayoría de los niños de que hoy no tienen más de diez años, comenzaron a ver televisión con sólo meses de vida. Con la excusa de que los comerciales llenos de música y colores “entretienen al bebé”, y que los programas infantiles y dibujos animados “calman a los lactantes”, los padres prenden el televisor e incitan a sus hijos a mirar esta pantalla siempre: cuando lloran, para tranquilizarlos ó cuando no pueden dormir, para que les entre el sueño.
El depender de este electrodoméstico para divertirnos o tranquilizarnos se ha transformado en una de las pesadillas de la era moderna. De acuerdo al sicólogo británico, Aric Sigman, que se robó el protagonismo de la “Conferencia de Pediatría y Salud Infantil” realizada en Glasgow; ningún menor de 3 años debería ver televisión porque perjudica su salud física y emocional.
Una cosa lleva a la otra. Sabemos que el sedentarismo se ha visto incrementado con la masificación de la tecnología. El doctor Sigman -autor de la obra “Remotamente Controlados“- asegura que el estar frente a una pantalla favorece la obesidad, y desarrolla  diabetes, déficit atencional, problemas cognitivos y alteraciones del sueño en los niños. Y responsabiliza de esta situación a los padres que están usando la tecnologías como niñeras.
Tips 
  • De acuerdo a estudios realizados a los niños británicos de entre 12 y 15 años, éstos ven en promedio unas 6 horas de televisión
  • Se recomienda que los menores de 3 años no se expongan a pantallas porque hasta esa edad el cerebro se encuentra en su fase crítica de desarrollo. De lo contrario aumenta el riesgo de desarrollar conductas compulsivas
  • Entre lo 3 y 7 años se recomienda que un niño no vea más de una hora y media de televisión. Desde los 8 años, el máximo será dos horas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s