Toy Box arroja primeros resultados

La Comunidad Europea ha decidido atacar el problema de la obesidad desde su base: los más pequeños. Para ello en marzo de 2010 se implementó el programa Toy Box que busca determinar las conductas alimentarias de los preescolares de entre 4 y 6 años de nueve países, con el fin de diseñar estrategias de prevención de la obesidad realmente efectivas.

En agosto de 2013 se entregarán las conclusiones de este estudio que servirá de insumo para la elaboración de la Política Europea de Salud Pública. Por ahora, se dio a conocer un informe preliminar que revela algunas de las conductas que estarían tras los kilos de más de los niños y niñas europeos:
  • Cada país tiene sus particularidades en cuanto a estadísticas de obesidad infantil. Así como el 40% de las niñas preescolares en España tiene obesidad, un 20% de los menores en Gran Bretaña se encuentra en la misma condición. Hasta ahora se tienen datos de Bélgica, Alemania, Polonia, Bulgaria, Grecia y España.
  • Los fines de semana, los menores estudiados tienden a ser más sedentarios que los días de semana. Los viernes, sábados y domingos, éstos ven más horas de televisión y gastan más tiempo frente a las pantallas. Durante la semana son más activos, aunque esto en ningún caso quiere decir que este segmento pueda ser considerado “no sedentario”.
  • Se determinó que la obesidad infantil tiene como origen principal la escasa actividad física, más que la ingesta de alimentos altos en grasa, sal y azúcar. Sin embargo, este grupo podría “ser rehabilitado” porque hasta los 8 años se puede generar un cambio de conducta en este sentido, no así en los más mayores.
Tips

  • No al televisor, computadores y videojuegos en los dormitorios infantiles
  • Basta con que los preescolares hagan entre 10 y 15 minutos de actividad física al día para que dejen de ser sedentarios y experimenten resultados positivos en su salud. No así los adultos que necesitan a los menos 30 a 40 minutos por día para obtener los mismos resultados
  • Para formar hábitos saludables de alimentación, los padres deben insistir constantemente a la hora de ofrecer frutas y verduras a sus hijos. El rechazo ante un alimento nuevo es normal, la clave estaría en dar de probar muchas veces en distintas formas
  • Nunca dar un alimento no saludable como una suerte de premio por haber comido saludablemente. Ello solo llevaría a distorsionar el mensaje saludable
  • Los acelerómetros serían la mejor herramienta para medir la actividad física en los niños, mientras que los diarios de comidas tendrían óptimos resultados si se busca identificar hábitos alimenticios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s