Introducción de alimentos sólidos y Obesidad

Así como está comprobado que la lactancia materna es esencial en la salud del niño, hoy los científicos se encuentran concentrados en estudiar cómo la alimentación del primer año influye en la posibilidad de desarrollar obesidad o sobrepeso en el futuro.
En la edición de enero de 2011 de la revista Maternal and Child Nutrition salió publicado un estudio donde   se hace una revisión de las principales investigaciones en nutrición pediátrica. En particular, se revisaron 24 estudios que involucraron a más de 34 mil casos documentados en las bases de datos biomédicas Medline, Embase, el ïndice de Brtish Nursing, CINAHL Maternidad y Cuidado Infantil y PsyCINFO.
La idea era observar si la introducción de alimentos sólidos en la dieta del lactante tenía alguna relación con una futura obesidad. Luego de revisar las estadísticas, se concluyó que no existe relación entre el consumo de papillas de fruta o de determinadas verduras en los primeros doce meses de vida y la posibilidad de que estos menores desarrollen sobrepeso en su infancia o en su adultez.
Cabe consignar que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha recomendado que la lactancia materna debe extenderse hasta los seis meses, tras lo cual deben  introducirse vegetales y frutas sólidas con el fin de reforzar la alimentación. La mayoría de los países sigue esta regla, sin embargo, algunas naciones europeas adelantan esta etapa a los cuatro meses, sin que tampoco existan antecedentes para considerar que ello genere sobrepeso en el futuro.
La obesidad infantil se establece en función de percentiles de acuerdo a la edad y el sexo del menor. Así como en el caso de los adultos la regla de oro es el Índice de Masa Corporal (IMC), en pediatría mandan los percentiles. En Europa se fijaron los rangos de percentiles de sobrepeso entre 85 y 95, y de obesidad entre un 91 y un 98. Ellos entregan pistas interesantes cuando se pesquisa una tendencia a acumular kilos.
También estas mediciones han tenido cambios en las últimas décadas, puesto que el fenómeno del incremento del peso de la población mundial ha llevado a acotar los rangos. De todas formas, si hay algo claro es que la lactancia exclusiva de 6 meses sí evita la aparición de enfermedades asociadas a la obesidad en el mediano y largo plazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s