¿Televisión en el menú?

Crecí escuchando a mis tíos decir que la comida no “entraba en provecho” si se almorzaba y se veía televisión al mismo tiempo. Hoy la ciencia ha demostrado que esa antigua recomendación tenía mucho de cierto. Mezclar televisión y comida es perjudicial: empobrece la calidad de la dieta, favorece el sobrepeso y erosiona la sociabilización.

Un estudio
publicado en el 2007, en la Journal of Nutrition Education and Behavior, reveló que los adolescentes que comían frente al televisor tenían una calidad alimentaria más pobre en macro (hidratos de carbono, proteínas y grasas) y micro nutrientes (vitaminas y minerales) que aquellos que no tenían ese hábito.
En concreto, profesionales de la Universidad de Minnesota estudiaron a más de cuatro mil adolescentes de 31 escuelas públicas de Minneapolis entre los años 1998 y 1999. Se les consultó por sus costumbres alimenticias: consumo de frutas y verduras, verduras verdes y amarillas en particular, alimentos ricos en calcio, cereales, refrescos, alimentos fritos y bocadillos. También se les preguntó si almorzaban o cenaban en familia, con qué frecuencia y si miraban televisión todos juntos en esos momentos.
En general se concluyó que aquellos que admitían comer y ver televisión (un 33% de los niños y un 30% de las niñas) tenían una dieta pobre en vegetales, frutas, granos y legumbres. Ello porque optaban por la comida chatarra que era más fácil de preparar y engullir, lo que permitía no perder la atención de la programación televisiva.
En cuanto a comer en familia, un 31% de los niños y un 35% de las niñas dijo comer solo, lo que se transformaba en tendencia a medida que la edad de los voluntarios aumentaba. Así alumnos de enseñanza media tendían a ver más televisión solos que los de básica que solían hacerlo con sus padres.
Tips
Sabemos que comer sin prestar atención a lo que se hace, por ejemplo, viendo TV, leyendo o mirando cualquier tipo de pantalla (PC, tablet, celular), favorece una ingesta mayor de comida y por tanto, facilita el sobrepeso, por eso es esencial:
– Darse tiempo para comer (dejar los cubiertos en el plato entre cada bocado, destinar un tiempo mínimo para almorzar o cenar, y nunca comer a la rápida)
– Comer, preferentemente, en compañía. Si conversamos hacemos más pausas y masticamos más
– Tener un lugar destinado sólo a comer (comedor de la casa, un restorant o casino) Nunca comer parado o en lugares como la cocina, living o dormitorio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s