Fitbook: sí funciona

Soy una convencida que algunas estrategias para perder peso sí funcionan. Una de ellas es el conocido fitbook, cuaderno donde anotamos todo lo que comemos y el ejercicio que hacemos. Este nos permite descubrir qué estamos haciendo mal y que cosas bien. De hecho los sitios de nutrición motivan a sus usuarios a llenar en línea estos registros.
En la última edición de la revista Mujer de La Tercera publicaron una nota en la que una mujer experimenta escribiendo todo lo que consume en una semana. Además anota sus niveles de estrés, sus rutinas de trabajo y la cantidad de actividad física que realiza. Luego tres expertas en nutrición analizan sus registros.
Leí los comentarios de las especialistas, algunas de las cuales ya hemos citado en nuestro Blog, y coincido con ellas en varios aspectos. Pero para hacer una visión más general de este tema quiero comentarles algunos errores que cometemos, frecuentemente, al momento de abrir la boca.

  • Cuando anotamos todo, aunque parezca algo obsesivo, somos capaces de visualizar cosas que el estrés del día a día no nos permite ver. No somos capaces de descubrir nuestros vicios alimenticios. Yo declaro ser una dependiente del endulzante en gotas, por ejemplo. En la nota de la revista, la mujer declara tomar todos los días coca cola light. Lo mismo le pasa con los dulces porque en algún momento del día termina comiendo algo de helado, torta o galletas. El consejo es ver qué cosas comemos o tomamos todos los días y preguntarnos ¿es realmente saludable?, ¿es inocuo para nuestro cuerpo?, ¿ello tendrá que ver con mi sobrepeso?.
  • Todas alguna vez hemos declarado injusta nuestra pancita, rollitos de más o kilos extras (léase en orden creciente). Decimos “como tan sano, tanta ensalada y no bajo un gramo”. Precisamente el error está en ello, en comer mal, en irnos a pura lechuga y carnes magras, pero golosear con helados en el postre.Siempre hemos dicho que está permitido darse un gustito, pero no todos los días. Deja de ser un premio comer algo dulce cuando se vuelve rutina y termina incidiendo en nuestro peso.
  • Es inevitable vivir estresado. Está comprobado que a mayor estrés, más obesidad. Cuando estamos bajo presión nos ponemos ansiosos y comemos de más, y para peor, nos ponemos lentos, no queremos movernos. Los niveles de azúcar en la sangre suben y el cuerpo se declara cansado y lo menos que queremos es salir a correr o ir al gimnasio. Por eso cuando anotamos nuestra rutina de comidas y de estrés podemos anticiparnos y planificar formas para no terminar calmándonos con la comida. Si sabemos que tenemos una reunión estresante o si trabajaremos hasta tarde, lo ideal es tener snack saludables a la  mano (nunca golosinas, siempre porciones moderadas de frutos secos o un yogur descremado sin azúcar o una fruta). Si tenemos hambre o comemos en exceso, nuestro cuerpo reacciona poniéndonos de mal humor o aletargándonos. La idea es vivir el estrés con algo en el estómago de manera de activar nuestro cerebro. 

2 comentarios sobre “Fitbook: sí funciona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s