Publicidad de alimentos infantiles en Chile

Me pareció interesante destacar un estudio realizado en el 2009, pero absolutamente vigente, realizado a la publicidad de alimentos infantiles que transmiten los canales de televisión abierta en nuestro país. El 78% de estos spot corresponden a productos no saludables, el 8,5% a medianamente saludables y sólo el 12,8% a saludables derechamente.
El informe denominado “Análisis de la publicidad de alimentos orientada a niños y adolescentes en canales de TV abierta” fue publicado el 2010 en la Revista Española de Nutrición Comunitaria. En él participaron investigadores de la Universitat de les Illes Balears de Palma de Mallorca, España, y  la Liga Ciudadana de Consumidores con el fin de analizar las características nutricionales de los alimentos que son publicitados.
Para ello se grabaron 350 horas de anuncios emitidos entre el 27 de julio y el 16 de agosto de 2009 en los canales: CHV, Mega, TVN, C13 y La Red, entre las 9 de la mañana y las 8 de la noche. Luego se estudiaron los spot clasificando lo productos en saludables, medianamente saludables y no saludables, de acuerdo al Semáforo de los Alimentos de la Food Standars Agency Board (FSAB) de Gran Bretaña. Este sistema fija rangos máximos y mínimos para la sal, azúcar, grasas y grasas trans por porción y les asigna un color en función de ello (rojo, amarillo o verde).
Conclusiones

  • El 56,6% de la publicidad de alimentos va dirigida a niños. 
  • De ella, un 12,8% fue considerada saludable y correspondió a  harina de trigo envasada, pastas y bebidas sin azúcar agregada.
  • Un 8,5% a productos medianamente saludables, es decir, yogur rebajado en grasa y azúcar, productos en base a carne de pavo y bebidas ligeramente endulzadas.
  • Un 78,4% a alimentos no saludables. Los postres de leche, los cereales para el desayuno, papas fritas, suflés, mayonesa, ketchup y bebidas gaseosas fueron los productos más publicitados y que contenían mayores niveles de sal, azúcar, grasa y grasas trans.

Los investigadores reconocieron que la población nacional ha adquirido el hábito no saludable de comer snack entre comidas, preferentemente frente al televisor. Asimismo, las industrias alimenticias manipulan el sabor de los alimentos adicionándoles azúcar y sal, basándose en la predisposición genética por el gusto a lo dulce y el rechazo a lo amargo. 
La mezcla extradulce o extrasalada es una verdadera adicción, sobre todo en los más chicos. Una vez que adquieren la costumbre de comer productos industriales (alterados), es difícil incorporar alimentos naturales y despertar un gusto por éstos. Por ello, el estudio concluye que es fundamental normar la publicidad infantil alimentaria, de manera de atenuar esta suerte de obsesión que se ve reforzada por la televisión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s