Conductismo, la estrategia para perder peso

Si hiciéramos un resumen de las dietas y estudios que publicamos en nuestro blog podríamos llegar a una conclusión: la mayoría de las estrategias se enfocan en el conductismo, es decir, en la modificación de la conducta para alcanzar un fin que en este caso es perder kilos.

Un reportaje de la revista Investigación y Ciencia titulado “Combatir la obesidad“, asegura que muchas de las dietas de los últimos 30 años se han basado en el conductismo, es decir, generar pequeños y constantes cambios en la alimentación y el ejercicio. Por ello se ha buscando identificar ciertas conexiones entre el ambiente y el comportamiento, haciendo que aquellas que resultan gratificantes puedan ser reforzadas.
En los años 70 ya se había logrado identificar algunas de estas conductas como:
– cuantificar y llevar un registro de calorías de cada una de las comidas de un día
– hacer ejercicio regular y cada cierto tanto, pesarse
– trabajar en conseguir pequeños y graduales cambios en cuanto a hábitos alimenticios (incorporar verduras y frutas a la dieta o dejar de consumir azúcares)
– centrarse en hábitos en largo plazo (más de 6 meses)
– acudir a grupos que refuercen las conductas positivas
De allí que las dietas de Weight Wachers y de la Zona sean tan famosas puesto que utilizan parte de estas estrategias. Acá el nivel de cumplimiento de la dieta garantiza el éxito, no la dieta en sí misma.
Efectividad conductista
Un estudio publicado en Journal of Pediatrics, demostró que los niños que seguían una terapia conductual para perder peso, conseguían rebajar su Índice de Masa Corporal (IMC) entre 1,9 y 3,3 puntos. Además, los logros se mantenían a lo menos por un año.
La revista Obesity Journal analizó la evolución de uno de los programas conductuales para la pérdida de peso más populares en Estados Unidos y Canadá como es Take off Pounds Sensibly (TOPS) (Adelgazar con sensatez). El estudio demostró que el grupos de apoyo resultan fundamental para mantener los logros alcanzados indivualmente. 
De todas formas, el estudio reconoce como contras del enfoque conductista el hecho que no entrega consejos personalizados, ello porque se enfoca en técnicas generalizables. No existen asesorías respecto a problemas concretos ni considera el contexto particular del paciente como su condición familiar o laboral, por ejemplo. Por ello, estas estrategias conductistas son recomendables para personas que tienen claras sus metas respecto a la pérdida de peso y que no poseen patologías asociadas que requieran de un apoyo adicional de expertos.

2 comentarios sobre “Conductismo, la estrategia para perder peso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s