Clasifican flora intestinal

En la última edición de la revista Nature, se dio a conocer una investigación importante para la gastroenterología y de paso, para la endocrinología. Se identificaron tres tipos de flora bacteriana en el intestino humano. Esta información podría ser fundamental para el tratamiento de enfermedades como el mal de Chron, la colitis ulcerosa,  la diabetes e incluso la obesidad.
Antes de este descubrimiento, se sabía que la flora intestinal era única porque dependía de cada persona la cantidad y tipo de bacterias que vivían al interior de su intestino. El proyecto Internacional Meta HIT, que lideran investigadores del Instituto de Investigación Vall d´Hebrón, estudió el intestino de pacientes de España, Dinamarca, Francia, Italia, Japón y Estados Unidos, detectando que la flora intestinal posee 10 millones de bacterias de mil especies distintas.
Dependiendo de las patologías gastrointestinales, algunos pacientes tenían más o menos bacterias de un tipo. Ordenando la información descubrieron que existen tres tipos de floras intestinales en función de la bacteria predominante:
  • Tipo A: conformada en su mayoría por bacteroide
  • Tipo B: conformada en su mayoría por prevoleta
  • Tipo C. conformada en su mayoría por rominococo
Lo interesante es que esta clasificación da pie al llamado trasplante de flora intestinal. Aquellas personas que carecen de ciertas bacterias podrían recibirlas a través de un procedimiento, restableciendo así el equilibrio bacteriano, y por tanto, la salud. Enfermedades como la colitis ulcerosa o el mal de Chron podrían tratarse utilizando este procedimiento.
Hoy los científicos se encuentran trabajando en el análisis de heces humanas. La idea es comprarar las muestras de personas sanas y de aquellas que presentan obesidad y/o diabetes e inflamación intestinal para determinar así diferencias de los microbiomas. Se conoce que la flora bacteriana de las personas con sobrepeso presenta características particulares si se la compara con la de una persona de peso normal. Una vez que se conozcan en detalle aquellas bacterias que sobran y aquellas que faltan en estos individuos podría realizarse un trasplante con el fin de alcanzar el equilibrio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s