Preparándonos para Semana Santa

Por estos días los crustáceos, mariscos y pescados elevan sus precios. Semana Santa está a la vuelta de la esquina y por una deformación de una tradición cristiana, todo el mundo busca con desesperación los productos del mar como si no existieran otras opciones para alimentarse.

Según el Código Canónico, los viernes son considerados días de penitencia considerando que un día como ese habría muerto Jesús en la cruz, por ello todos los viernes los cristianos deberían abstenerse de consumir carnes rojas. Lo curioso es que la mayoría de las personas, sean creyentes o no, consideran una suerte de dogma esta práctica los días viernes santos. 
Me resulta aún más curioso que la gente se empecine en adquirir productos del mar como si no hubieran otras opciones de menú. Es cierto que en Chile somos buenos para comer carne, pero la carne roja está lejos de ser esencial en la dieta criolla. 
De acuerdo a antecedentes recientemente publicados por el Instituto Nacional de Estadísticas (INE), nuestra población consume 81,9 kilogramos de carne por persona al año (un 3,7% más que el sondeo anterior). De ella un 33,3% corresponde a carnes blancas (pollo, pavo y aves de corral), un 24,4% a cerdo, 23,6% a vacuno, un 0,4% a carne equina y un 0,2% a carne ovina. Es decir, el pollo supera con creces a las carnes rojas, por lo que no habría problema en cocinar pollo ese día.

No es que esté en contra del consumo de pescado. Todo lo contrario, de hecho es en Semana Santa cuando más aumenta la ingesta de este esencial alimento. Mi aprensión es otra: ¿por qué no variamos la alimentación todo el año y aprendemos a comer de todo con moderación? No tiene sentido obligarse a comer pescado o marisco un día al año.

Revisemos estadísticas. Chile es uno de los países de más baja ingesta de productos del mar, a pesar de ser exportador de salmón. Por ejemplo, en Japón cada persona consume 50 kilogramos de pescado al año, mientras que en Chile unos 7,8 kilogramos. Las diferencias son abismantes. De hecho sólo un 38% de los chilenos declaran consumir una vez a la semana este producto.

En consumo de vegetales no estamos mejor.  La ENS 2010 reveló que sólo un 15% de los chilenos consumimos cinco porciones o más de frutas y verduras por día, que es la recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Entonces esta es una buena oportunidad para preparar vegetales en budines, carbonadas (sin carne), guisos o tortillas. No les parece?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s