Ojo con la alimentación preescolar

Dos estudios: uno en Chile y otro en Estados Unidos llegan a la misma conclusión: es necesario revisar la dieta de los preescolares porque es entre el primer y los cinco años cuando se forman los hábitos alimenticios que predominarán el resto de nuestra vida. Por ello el rol de los padres y educadores será esencial para inculcar preferencias por frutas, verduras, pescado, carnes magras y leguminosas.

En Chile
Entre el 17 y el 19 de noviembre de 2010, se desarrolló el “II Congreso de Salud Pública” organizado por la Universidad de Chile. Entre los múltiples estudios que se presentaron en esa ocasión, las nutricionistas del Inacap, María Pía Muñoz y Mónica Andrews dieron a conocer el texto “Alta ingesta de proteínas y su relación con el aumento de tejido adiposo en preescolares”. 
De acuerdo a lo indicado por las propias expositoras entrevistadas por este Blog, ellas analizaron un total de 42 niños entre 2 y 5 años de dos jardines infantiles de la Región Metropolitana, a quienes se evaluó nutricionalmente (peso, talla, circunferencia de cintura y composición de grasa) y se entrevistó a sus padres para conocer sus hábitos alimenticios desde su nacimiento.
Las conclusiones entregaron resultados reveladores: la prevalencia de sobrepeso alcanzaba un 43%, de obesidad un 22%, el exceso de circunferencia era un 41% y el exceso de grasa un 99%. ¿Cuáles eran las causas? El sobreconsumo de proteínas que alcanzaba a un 532%, particularmente entre los 6 meses y el año, lo que incidía en su composición adiposa futura. “Las madres no se dan cuenta que sobrealimentan a sus hijos dándole varias mamaderas al día con leche entera rica en grasa. Luego, cuando introducen las comidas ricas en proteínas como yogur, carne, pollo y huevo, no rebajan las mamaderas. Además, cuando son más grandes, muchos niños toman desayuno en su casa y cuando llegan al jardín vuelven a hacerlo” comentaron las expertas junto con criticar la Guía Alimentaria del Minsal que recomienda altas porciones de proteínas en esta etapa.
La Guía de Alimentación Saludable y Necesidades Nutricionales recomienda una ingesta diaria de proteínas por peso que va de los 2,5 a 1,5 gramos (entre los 4 meses y los 5 años. A menor edad, mayor ingesta recomendada) Por ejemplo, un niño de 2,3 años que pesa 13 kilos, debería comer 18 gramos de proteínas por día. Ese requerimiento lo cubre una presa de pollo pequeña o tres tazas de 200 cc de leche. Según las nutricionistas, estos valores son excesivos y generan concentraciones de grasa difíciles de eliminar.

En Estados Unidos
En la edición de enero de 2011 de la revista Nutrition Journal fue publicado un estudio de la Universidad de Georgia, Atlanta, que analiza los “Efectos de dos tipos de desayunos consumidos por niños entre 4 y 6 años en sus niveles de saciedad y energía“.  
En este caso se estudió la reacción de 23 menores, quienes consumieron desayunos altos en carbohidratos y otros, altos en proteínas. Los que comieron más carbohidratos (alimentación de mayor índice glicémico) tuvieron sensación de hambre al menor tiempo que los que ingirieron más proteínas (alimentación de menor índice glicémico), sin embargo, estos últimos presentaron mayores índices de adiposidad en el tiempo si continuaban con este tipo de comida matinal.
Dos estudios en países distintos revelan lo mismo: hay que tener ojo con el consumo de proteínas en la edad preescolar, y en general, con la alimentación de los más pequeños, cuyos errores -en rigor, los de sus padres- podrían acompañarlos por el resto de sus vidas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s