Alimentación saludable en los colegios

La revista Archives of Pediatrics and Adolescent Medicine publicó en la edición de noviembre un estudio de la Universidad de Illinois que demostró que el consumo de bebidas gaseosas por parte de la población escolar norteamericana, al interior de estos recintos educaciones, había incrementado en los últimos tres años.

Para sociedades como la nuestra puede parecer nada novedosa esta noticia, sin embargo, en Estados Unidos ésta genera revuelo porque el Departamento de Agricultura prohibió que los colegios regalen o vendan líquidos con altas concentraciones de calorías (bebidas azucaradas, néctares, bebidas energizantes, y deportivas) para frenar la epidemia de obesidad en la población escolar.
La pregunta entonces es ¿dónde los estudiantes consiguen estas bebidas? El estudio del profesor Lindsey Turner descubrió que las máquinas expendedoras no se han retirado de los establecimientos, por lo que los escolares agotan sus reservas diariamente. Ellas compiten directamente con las Guías Alimentarias Gubernamentales que sólo permiten la venta de leche descremada, agua y jugos de fruta natural al interior de las escuelas.
El estudio revela que el consumo de brebajes azucarados creció en los últimos tres años, puesto que un 61% de estudiantes de escuelas públicas los consumen y un 58% de las escuelas privadas, hacen lo propio.

Estos datos me recordaron la iniciativa del Ministerio de Educación y del Ministerio de Salud de generar quiocos saludables en los establecimientos educacionales. ¿Qué pasó con ella? En el 2008, un grupo de parlamentarios presentó un proyecto de ley que buscaba establecer quiscos en los establecimientos educacionales, cuyos productos, al menos en un 80% estuvieran en concordancia con las guías alimentarias dictadas por la autoridad sanitaria. Sin embargo, la iniciativa no avanzó en su tramitación, por lo que algunos municipios copiaron la idea y comenzaron a instalarla de manera experimental.
Luego el Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos (INTA)  sistematizó la idea haciendo partícipe a algunas empresas ligadas al rubro de la producción de alimentos. Fue así como se generó un prototipo al interior de las escuelas públicas que incluyó guías de alimentación saludable, calendarios de colaciones saludables, el establecimiento de quioscos saludables y la mejora de materiales para aplicar en clases de educación física.
Estos prototipos han tenido exitosos resultados, registrándose disminuciones en los índices de obesidad y sobrepeso en la población escolar. El tema es que dado que los quioscos saludables no son respaldados por una Ley, queda al arbitrio de los municipios su aplicación. Ofrecer fruta, jugos naturales sin azúcar, agua mineral, cereales sin azúcar, frutas secas, snack saludables como barritas de cereal y yogur descremado y sin azúcar, y disminuir o eliminar la oferta de dulces, golosinas, galletas, helados, bebidas azucaradas y snack salados o dulces, es una decisión esencial que no puede quedar al criterio de los concesionarios de quioscos. Debe ser una política de Estado. ¿Qué creen ustedes?

Actualización!!!
Hace unos días el INTA dio a conocer un estudio donde revela que el 30% de los escolares chilenos consume como colación los productos que compran en los quioscos y los alimentos más demandados son los dulces envasados, jugos y helados. Lamentablemente se trata de las opciones menos saludables!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s