Sí a lo natural, No a lo industrial

Siguiendo con nuestro espacio de Sí y No, hoy vamos a darnos un tiempo para reflexionar acerca de las preparaciones, porque en muchas ocasiones es más importante el cómo elaboramos lo que comemos, que el qué alimentos nos llevamos a la boca.
Ya hemos hablado acerca de qué tipo de alimentos nos permiten bajar o mantenernos en el peso ideal. Sabemos que la clave está en comer:

  • Muchas frutas, verduras verdes, pescado, carne magra, pollo o pavo, agua mineral o natural
  • Medianas cantidades de cereales como el arroz, igual cantidad de  fideos, papas, verduras de color como las zanahorias, beterragas, palta, zapallo, tomate y coliflor entre otras
  • Pocas cantidades de azúcar (postres, jugos, cereales, salsas, mermeladas, manjar, frutas en conservas, snack dulces), sal (snack salados, aceitunas, mariscos, cecinas, carnes, quesos) y aceite (el de aderezo de ensaladas y el que se utiliza para cocinar, helados, chocolates, quesos). 
Ahora bien, también es clave utilizar ciertos tips a la hora de cocinar. Si manejamos ciertos principios básicos no le agregaremos más calorías de las que ya tienen los alimentos por sí mismos.
La premisa básica es preferir lo natural por sobre lo industrial. Cuando seleccionamos los alimentos y los cocinamos de acuerdo a nuestras necesidades nos estamos ahorrando no sólo calorías sino también la posibilidad de enfermarnos del estómago.

La mayoría de los productos que compramos en el supermercado (abarrotes, lácteos, golosinas, líquidos, alimentos en conserva, carnes, cecinas, aderezos, etc.) lo que menos contienen son el o los alimentos que dicen tener. Por ejemplo, una salsa de tomate lo que menos tiene es tomates, la base está conformada de espesantes y saborizantes, y entre estos últimos el azúcar y la sal están presentes en grandes cantidades. Los colorantes y preservantes son otros de los compuestos base de mermeladas, jugos en sobre, jugos de máquina, legumbres pre cocinadas, cremas, sopas y un sinfín de productos. 
Por eso siempre será más saludable cocinar nuestra propia salsa de tomates con tomates naturales o prepararnos nuestra sopa de verduras o cocinarnos nuestras legumbres. Aquí el tiempo no puede ser una excusa para no cocinar. Nuestra prioridad debe ser la calidad de nuestra vida y para mantenerla y mejorarla, lo mínimo es poner atención a lo que comemos, haciéndonos personalmente cargo de ello en la cocina.
Algunos tips para cocinar saludable son: 
  1. Utilizar la menor cantidad posible de aceite, preferir las fórmulas en spray que sólo rocían una fina partícula de aceite y no saturan las ollas o sarteles como el aceite de cocina. 
  2. Dejar la sal exclusivamente en la mesa y no usarla al momento de cocer o freir, incluso de preferencia no usarla ni siquiera cuando servimos los platos. 
  3. Freir en agua hirviendo, evitar la mantequilla, margarina, manteca o aceite. Siempre escalfar, cocinar a baño maría, al vapor, al horno, a la parrilla. 
  4. Nunca freir con grandes cantidades aceite que sólo intoxican nuestros alimentos de grasa y colesterol. Ojo en este caso con la moda de saltear en wok. Acá la clave es usar una mínima cantidad de aceite y dejar que las verduras se salteen con el vapor y el agua que desprenden, nunca saturarlas de aceite que sólo las freirá, les quitará sus sabores naturales y les agregará grandes cantidades de calorías.
  5. Evitar apanar y preparar batidos para freir. Estoy pensando en el pescado frito: es cien veces más sano comerlo a la  plancha o caldillo que frito. También ojo con el pollo: es mejor comerlo al horno o a la cacerola que frito.
  6. Decir Sí a condimentos como la mostaza y especias (orégano, tomillo, aji, pimentón, ajo, cilandro, perejil, etc.) 
  7. Decir No a condimentos como el ketchup, las famosas calugas maggi, la mayonesa en todas sus versiones, tocino, etc.
  8. En general la regla es Sí a los alimentos cocidos y No a los fritos. Esto corre por ejemplo para el arroz que es mucho más saludable cocinarlo casi sin sal o sin sal derechamente y sin agregarle una gota de aceite.
  9. Sí a las tortillas. No a los fritos. Como ya señalamos, la mezcla de huevo y verdura es más sana que el batido de huevo y harina con que se embetunan las verduras antes de freir. La harina sólo le suma calorías y hace que los alimentos absorban mayor cantidad de aceite.
Ahora manos a la obra. Todos a la cocina a poner en práctica alguno de estos consejitos. Me cuentan cómo les va!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s